La Calzada del Gigante

La calzada del Gigante es una de las atracciones más importantes del Reino Unido.

Es una zona donde se concentran 40.000 columnas de basalto de forma hexagonal. Se sitúa en la costa de Irlanda del Norte a unos 4,8 km de Bushmills (Condado de Antrim).

Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1986 y Reserva Natural Nacional en 1987.

  ¿Por qué se llama así?

Irlanda del norte, está plagada de mitos y leyendas. Por eso, el origen del nombre no es otro que basado en una leyenda celta.

Se dice que en esta zona había una lucha entre dos gigantes. El irlandés se llamaba Finn y al otro lado, en Escocia, se encontraba el otro. Ambos discutían sobre quién era más grande.
Estos dos gigantes luchaban entre ellos lanzándose piedras que se fueron acumulando entre los dos países.

El Gigante escocés cruzó hacia Irlanda con la intención de matar al irlandés. Finn (el irlandés) vio una foto del escocés y se dio cuenta que, efectivamente, era más alto que él. Por lo que le pidió a su esposa que lo vistiera con ropa de bebé para confundir al otro gigante.

Cuando el escocés llegó a Irlanda y vio a un bebé tan grande pensó que el padre sería enorme, por lo que se asustó y huyó corriendo de allí. Como resultado de las fuertes pisadas de este gigante, hundió todas las rocas que los separaban, formando una calzada y dejándolas con la forma que vemos actualmente.

  La explicación científica

Las rocas se formaron hace 60 millones de años por un rápido enfriamiento de lava en una caldera volcánica.

Este enfriamiento da origen a la formación de basalto. A medida que el basalto va formándose disminuye su volumen y se forman prismas (generalmente hexagonales) cuya separación compensa la disminución de su volumen.

Posteriormente, la erosión actúa primero sobre las rocas de los alrededores, quedando al descubierto dichas columnas.

Las rocas. Calzada del Gigante
Las rocas

  Visitando la Calzada

Para visitar la Calzada hay dos senderos principales: El Sendero azul (Blue Trail) y el sendero rojo (Red Trail). Como podéis intuir, los colores dependen un poco de la dificultad y el tipo de terreno que nos vamos a encontrar en cada uno de los senderos.

El azul sendero es el principal, una carretera asfaltada (por donde sube y baja el autobús de pago por si no quieres caminar) que encuentras justo al pasar el centro de visitantes. No tiene pérdida. En una caminata de más o menos 20 minutos, llegarás a las piedras.

Blue trail hasta las rocas. Calzada del Gigante
Blue trail hasta las rocas

El sendero rojo es algo más salvaje, ya que discurre por los acantilados. A pesar de ser una ruta con mejores vistas, para acceder a las piedras hay que bajar unas escaleras con más de 160 escalones. Aunque sea una bajada, éstas escaleras formadas en las piedras puede no ser apto para todos.

Siempre puedes combinar los dos, y llegar a la calzada por uno e irte por el otro. Todo depende de vuestro estado físico y del tiempo que dispongáis para la visita (la ruta roja lleva más tiempo hacerla).

  Aclaración importante

La entrada a la calzada es gratis.

Sin embargo, los carteles que te vayas encontrando pueden llevar a confusión.

Cobran 11,50 libras por persona por entrar al centro de interpretación y el parking. Sin embargo, la zona de las rocas es gratuita.

Por eso, si solamente quieres ver las rocas, lo mejor es aparcar fuera del recinto e ir caminando hasta la costa. En cambio, si quieres saber más sobre este lugar y entrar al centro de interpretación, deberás pagar entrada. ¡Tú decides!

La Calzada del Gigante
La Calzada del Gigante

  Cómo llegar a la Calzada

La Calzada del Gigante está bastante apartado. Lo más común es visitarla desde ciudades más grandes como Belfast o Dublín (a pesar de que ésta última está un poco lejos).

Desde Belfast

Puedes llegar en coche, una de las opciones más rápidas, aunque hay que tener en cuenta el parking de pago. Otra opción, aunque menos aconsejable, es en autobús. Hay que hacer varios trasbordos y se tarda bastante.

Desde Dublín

A pesar de ser una distancia bastante larga, mucha gente llega a la Calzada del Gigante desde Dublín.

Se puede llegar en coche, aunque si vas con coche de alquiler tienes que tener en cuenta las tasas de pasar a un país distinto (pasamos de Irlanda a Reino Unido) y los kilómetros máximos que nos permiten hacer con el coche. Por nuestra experiencia, podemos decir que las empresas de alquiler, en cierta manera, evitan que pases de un país a otro.

Otra opción es ir en un bus express desde Dublín hasta Belfast y una vez allí llegar por tus propios medios a la Calzada.

Nuestra opción: Excursión

En nuestra visita a la Calzada nos pareció bastante lio llegar a la Calzada tanto en coche como en autobús, así que decidimos visitarla con una excursión.

Estas excursiones salen tanto de Dublín como de Belfast y te dejan bastante tiempo para visitar la Calzada. Hay muchas en Español y además las puedes combinar con otras visitas, como la ciudad de Belfast o el Museo del Titanic.

  Mapa del sitio

Para más información puedes visitar su web oficial

Compartir en:

Deja un comentario

*

He leído y acepto.